Distorsiones cognitivas y el metamodelo del lenguaje de la Programación Neuro-lingüística

El metamodelo del lenguaje dentro de la Programación Neuro-Lingüística (PNL) es un “mapa” que ayuda al comunicador a reconocer y explicitar la manera en que las personas utilizan su lenguaje verbal para representar el mundo en el que viven.

El metamodelo del lenguaje fue desarrollado hace casi treinta años por Richard Bandler y John Grinder, creadores de la PNL, y fue publicado por primera vez en el libro La Estructura de la Magia.

Basado en la presuposición de que “existe redundancia entre el pensamiento y el lenguaje utilizado para expresarlo”, podemos considerar que el metamodelo incluye las distintas maneras en que las personas conectan sus pensamientos usando el lenguaje.

A través de las distorsiones del metamodelo, una persona se puede hacer una idea de los límites, creencias, habilidades y conexiones existentes en el modelo del mundo del hablante.

¿En qué consiste el metamodelo?

Las personas no captan la realidad tal cual es, sino que se percibe a través de los filtros personales (cultura, creencias, experiencias, etc.). Ello conlleva que cada persona configure sus propios mapas mentales.

Es posible usar el metamodelo para desafiar creencias limitantes propias y ajenas. El modo de empleo es similar al de la interrogación. Sin embargo, su uso es muy delicado y requiere de un nivel de práctica considerable.

El metamodelo consiste en doce patrones de habla que están agrupados en los siguientes grupos:

  • Omisiones
  • Distorsiones
  • Generalizaciones

Las distorsiones del lenguaje forman parte del metamodelo y en muchos casos coinciden con las distorsiones cognitivas que se estudian dentro el ámbito de la Psicología. La ventaja del metamodelo de la PNL es que facilita pautas para tratarlas.

Dentro de la Psicología cognitivo conductual, las distorsiones cognitivas son esquemas equivocados de interpretar los hechos que generan consecuencias negativas: alteraciones emocionales como consecuencia de la perjudicial creencia en los pensamientos negativos, conflictos en las relaciones con los demás donde es posible que las interpretaciones erróneas generen conflictos, o en la manera de ver la vida dando lugar a una visión simplista y negativa.

En el metamodelo del lenguaje, hablamos de distorsión cuando la persona simplifica o fantasea sobre lo que es posible o había sucedido. Se consideran cuatro tipos de distorsiones en el metamodelo: lectura mental, causa-efecto, equivalencia compleja y presuposiciones.

Entre las distorsiones cognitivas destacan las siguientes

  • Lectura de mente
  • Pensar que la ausencia de efusividad significa que hay algo que está mal
  • Asumir que los sentimientos actuales van a continuar de la misma forma en el futuro
  • Etiquetas cognitivas
  • Utilizar los sentimientos como base de un juicio, cuando la evidencia objetiva no indica lo mismo

Desde la perspectiva del metamodelo las distorsiones se trabajan de la siguiente forma:

Lectura Mental

Se afirma algo que se presupone que se conoce sobre la experiencia interna de alguien.

Por ejemplo, “No me quiere”, “Tiene intereses ocultos”.

El objetivo del uso del metamodelo es encontrar el origen de la información y el criterio seguido.

Pregunta: ¿Cómo sabes tú que no te quiere?, ¿Cómo sabes que tiene intereses ocultos?

Causa – Efecto

Relaciona un estímulo con una respuesta (hace que, genera, provoca, causa, me pone, etc.).

Por ejemplo, “Me molesta cómo me miras”.

El objetivo del uso del metamodelo es encontrar la relación entre el estímulo y la respuesta.

Pregunta: ¿Cómo específicamente te molesta la forma en la que te miro?

Equivalencia Compleja

Se le da el mismo significado a dos experiencias distintas.

Por ejemplo, “No me ha llamado, no le gusto”.

El objetivo del uso del metamodelo es comprobar que la relación es cierta.

Pregunta: ¿Cómo específicamente el que no haya llamado significa que no le gustas?, ¿toda persona que no te llame significa que no le gustas?

Presuposiciones

Se da por hecho un mensaje implícito.Por ejemplo, “Será muy feliz”.

El objetivo del uso del metamodelo es desafiar la creencia.

Pregunta: ¿Qué es lo que te hace creer qué es muy feliz?

Conocer el funcionamiento de cada uno de los patrones; cómo actúa, qué oculta, qué revela, y cómo responder de acuerdo con el objetivo del comunicador que utiliza el modelo facilita una mejor comunicación y entendimiento de su realidad.

Escrito por Arantxa Cobos Aguirre.

Visita nuestros cursos para saber más
2018-06-12T00:00:43+00:00 11/06/2018|Sin comentarios

Deje su comentario